Colección Castagnino+macro

El Retrato de Nicolás Amuchástegui fue donado al Museo Castagnino por su hijo Nicolás Amuchástegui Peñaloza . A él se refiere en una carta mecanografiada dirigida a Juan Manuel Castagnino -Presidente de la Dirección Municipal de Cultura-, fechada el 14 de febrero de 1942 : El retrato al natural de mi Sr. Padre, Dr. Nicolás Amuchástegui, obra del pintor Bouchet. Este artista vivió en esta capital muchos años y dejó buena y abundante obra hecha, principalmente retratos. Cuando murió (no hace mucho), la prensa local le dedicó encomiásticos artículos necrológicos haciendo resaltar especialmente los méritos de su escuela que si no era contemporánea era la clásica con todos sus defectos y merecimientos. Hay en el museo Castagnino el autorretrato del pintor Caraffa. El de mi padre es de esa escuela y por ese estilo. Creo que ese museo no posee la firma de Bouchet.

Si bien el estilo de sus retratos es académico y fiel a las premisas neoclásicas, expresan su lenguaje personal. Gran colorista, su pintura se caracteriza por la fluidez y los empastes poco densos como lo había aprendido en el taller de su maestro de escuela florentina, Antonio Císeri.

El retratado, nacido en Córdoba en 1853, se casó con Elina Peñaloza  en 1876 y así integró una de las familias criollas mas reconocidas de Rosario emparentada con los Virasoro. Fue Juez en Buenos Aires, por lo que residió en esa ciudad a fines de siglo XIX y principios del XX, cuando fue retratado por Bouchet.

X