Colección Castagnino+macro

En 2003 Bustos inició el desarrollo del Proyecto 4 x 4,  trabajo emblemático en su recorrido artístico que encuentra sus raíces en la crisis económica en la que se vió sumergida Argentina en 2001. La figura del cartonero emergió en esos avatares y los caballos que tiraban de sus carros en las calles cordobesas se transformaron en los protagonistas de un conjunto de piezas de alto contenido crítico y social. 

Rosario perteneciente la serie Retratos (2004) forma parte de ese proyecto. Un conjunto de primeros planos fotográfico de equinos –que copiaban la pose de algunas pinturas del siglo XVIII destinadas a caballos de pedigree– representados sobre fondos azules y planteados como fotos carnet destinadas a los documentos de identidad. Un modo de registrar y representar al cartonero como nuevo tipo social. El caballo, que alguna vez fuera símbolo de la prosperidad para el campo argentino, por entonces se transformaba en signo de la desigualdad en la movilidad social.

Acompañaron esta pieza: Primavera (2003), video que muestra el recorrido de un equino desde la perspectiva del animal y Empotrados, en la que Bustos plasma con su cámara el comportamiento de una yegua dentro de una casa de la zona residencial de Córdoba. Más tarde, la serie Ejemplares, donde queda incluida Barón en un Cerrito. Obra con la que obtiene el Primer Premio no adquisición en la Cultural Chandon llevada a cabo en Salta, en 2006. Esta fotografía –que muestra un caballo cartonero sobre un paisaje pintado al estilo del clásico artista cordobés Edigio Cerrito– oscila entre la cita pictórica, la referencia política y la parodia del retrato de caballos con pedigrí, género cultivado por las altas esferas inglesas en el siglo XVIII.