Colección Castagnino+macro

El Retrato de Nicolás Amuchástegui, firmado y dedicado al retratado el 22 de octubre de 1916, ha sido realizado en  un  estilo  abocetado  que  no  descuida  la  sólida  estructura  compositiva,  logrando  el  gesto  del  modelo  con
rapidez  y  naturalidad.

Con  una  línea  precisa  ha  concentrado  su  interés  en  el  rostro,  especialmente  en  la mirada y el ceño, que expresa  el carácter del primer presidente de la Comisión Municipal de Bellas Artes de Rosario. El dibujo integra una donación de obras de arte formada mayoritariamente por dibujos y grabados de artistas europeos y argentinos
– un álbum, según sus palabras- que Amuchástegui realizara en 1942 al Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino.

La  relación  de  Alice  con  el  retratado  era  fluida,  y  así  lo  demuestra  la correspondencia  entre  ambos.  En  una carta fechada dos meses después de que el artista realizara el retrato, Amuchástegui le envía el reglamento y
lo  invita  a  participar  del  Primer  Salón  de  Otoño  que  la  Comisión  organizaba  para  1917,  al  que  Alice  envió pinturas: “Deseo  invitarle  particular  y  muy  especialmente  a  que  concurra  y  nos  honre  el  ambiente  con  su habilidoso  pincel.  Espero  confiado  en  que  así  lo  hará y  en  que  tendremos  el  halago  de  reunir  en  este certamen lo mejor y mas digno que, en el mundo del arte, encierra nuestro país”1. En la carta también promete que visitará al pintor en la ciudad de Buenos Aires en diciembre de ese mismo año, cumpliendo con un recado comprometido  con  anterioridad.  Antonio  Alice  fue  muy  solicitado  como  retratista  y  trabajó  para  importantes personalidades   de   su   época,   caracterizándose   siempre   la   calidad   del   dibujo   que   estructura   sus  composiciones.

1 Amuchástegui, 1938: p.66