Sede Castagnino
Del 04.11.11 al 27.05.12

Los proverbios

Serie de grabados de Francisco de Goya y Lucientes

de Goya y Lucientes, Francisco

Esta serie de grabados, conocida como Proverbios, Disparates o Sueños ha sido datada entre 1819 y 1823, y es la última realizada por Goya antes de su muerte en Burdeos, Francia, en 1828.

Grabado

Se conocen pocos bocetos para estas aguafuertes y aguatintas realizadas en forma directa sobre los cobres, que manifiestan en esta etapa una mayor espontaneidad y libertad en su ejecución.

Las estampas no fueron editadas en vida de Goya. Su hijo Javier de Goya y Bayeu las devolvió a Madrid en 1862 y, en 1864, la Real Academia de San Fernando realizó la primera edición de 250 ejemplares y 18 estampas cada uno. A esta primera edición corresponde la serie que se exhibirá en las salas del museo, adquirida en la capital española por Juan B. Castagnino y, a su muerte, donada junto a Los Desastres de la Guerra y Los Caprichos al Museo Municipal de
Bellas Artes.

El sentido de la serie, como el de cada una de las estampas, ha generado innumerables interpretaciones. La Academia tituló la serie Proverbios, porque entendió que las estampas referían a proverbios y refranes, aunque no pudieron establecerse relaciones probables entre éstos y las imágenes. Nunca tituladas por el maestro, algunas inscripciones autógrafas en pruebas de estado del artista, como “disparate femenino” o “disparate ridículo”, generalizaron también esta denominación.

Estrechamente relacionadas por su estética con las pinturas negras de la Quinta del Sordo, de carácter fantasmagórico y proporciones sobrenaturales, se trata probablemente de sátiras dirigidas contra la vida política, social y religiosa de su tiempo. En su mayoría herméticas y enigmáticas, sólo dan cuenta de la atmósfera pesimista en la que vivía Goya en épocas de la restauración absolutista.

Francisco de Goya y Lucientes (Fuendetodos, Zaragoza, España 30 de marzo de 1746 –
Burdeos, Francia, 15 de abril de 1828) fue un pintor y grabador español. Su obra abarca la pintura
de caballete y mural, el grabado y el dibujo. En todas estas facetas desarrolló un estilo que inaugura
el Romanticismo. El arte goyesco supone, asimismo, el comienzo de la pintura contemporánea, y se
considera precursor de las vanguardias pictóricas del siglo XX.